dijous, 31 de juliol de 2008

EMPÉDOCLES. Supuesto dios


"Nadie conoce su origen ni cómo llegó a la tierra. Apareció junto a las orillas doradas del río Acragas, en la hermosa ciudad de Agrigento, poco después de que Jerjes hiciera azotar al mar con cadenas. La tradición sólo cuenta que su abuelo se llamaba Empédocles: nadie lo conoció. De eso se desprende, evidentemente, que era hijo de sí mismo, tal como corresponde a un Dios. Pero sus discípulos aseguran que antes de que recorriera gloriosamente la campiña de Sicilia había vivido cuatro veces en el mundo, y que había sido planta, pez, pájaro y doncella. Llevaba un manto púrpura sobre el cual caían sus largos cabellos, una franja de oro le ceñía la cabeza, calzaba sandalias de bronce y jugaba con guirnaldas trenzadas de lana y de laurel.
Por el contacto de sus manos curaba a los enfermos y recitaba versos al modo homérico, con pomposo acento, subido a un carro y mirando al cielo. La muchedumbre lo seguía y se prosternaba delante de él para escuchar sus poemas.
Bajo el cielo puro que ilumina los trigales, de todas partes venían los hombres para ver a Empédocles, con los brazos cargados de ofrendas. Empédocles los dejaba boquiabiertos al cantarles la bóveda divina, hecha de cristal, la masa de fuego que llamamos sol, y el amor que todo lo contiene, parecido a una vasta esfera.
Todos los seres, decía, no son más que trozos desprendidos de esa esfera de amor donde el odio se insinúa. Y lo que llamamos amor es deseo de unirnos y fundirnos y confundirnos, como lo estábamos antes, en el seno del dios globular que la discordia ha roto. Invocaba el día en que la esfera divina habría de hincharse, después que las almas hubiesen pasado por todas las transformaciones. Pues el mundo que conocemos es obra del odio, y su disolución será obra del amor. Así cantaba a través de las ciudades y los campos, mientras sus sandalias de bronce llegadas de Laconia resonaban a sus pies, y ante él sonaban címbalos. Mientras tanto, de la boca del Etna surgía una columna de humo negro que echaba su sombra sobre Sicilia.
Semejante a un rey del cielo, Empédocles andaba envuelto en púrpura y ceñido en oro, mientras los pitagóricos llevaban delgadas túnicas de lino y zapatos hechos de papiro. Decían que sabía hacer desaparecer las legañas, disolver los tumores y aplacar los dolores de las extremidades. Le suplicaban que acabara con las lluvias o los huracanes. Conjuró las tempestades en un círculo de colinas; en Selinonte expulsó la fiebre desviando dos ríos en el lecho de un tercero, y los habitantes de Selinonte lo adoraron y le levantaron un templo y acuñaron medallas en las que su efigie se confrontaba con la efigie de Apolo.
Otros pretenden que fue adivino, instruido por los magos de Persia, y que dominaba la nigromancia y la ciencia de las hierbas que hacen enloquecer. Un día en que cenaba en casa de Anquitos, un hombre furioso se precipitó en la sala, blandiendo una espada. Empédocles se irguió, extendió un brazo y cantó los versos de Homero sobre la nepenta que provoca insensibilidad. En seguida la fuerza de la nepenta dominó al furioso, que quedó inmóvil, con la espada alzada como si hubiese bebido el dulce veneno mezclado en el vino espumoso de una crátera.
Los enfermos dejaban las ciudades para buscarlo, y lo rodeaba una multitud de miserables, a los cuales se sumaron mujeres, que le besaban los bordes de su precioso manto. Una de ellas se llamaba Panthea, hija de un noble de Agrigento. Estaba destinada a Artemisa, pero huyó lejos de la fría estatua de la diosa y consagró su virginidad a Empédocles. Nadie vio signos de amor, pues Empédocles preservaba una insensibilidad divina. Profería sus palabras en metro épico y en dialecto jonio, si bien el pueblo y sus fieles sólo se valían del dorio. Todos sus gestos eran sagrados. Cuando se acercaba a los hombres era para bendecirlos o para curarlos. Casi siempre permanecía en silencio. Ninguno de aquellos que lo seguían llegó a sorprenderlo dormido. Se lo vio siempre majestuoso.
Panthea se vestía de lana fina y oro. Arreglaba sus cabellos según el estilo magnífico de Agrigento, donde la vida transcurría ociosamente. Una almilla roja le sostenía los senos y la suela de sus sandalias era perfumada. Por lo demás, era hermosa y muy alta, y de color muy deseable. Resulta imposible afirmar que Empédocles la amara, pero tuvo piedad de ella. En efecto, el viento de Asia engendró la peste en los campos sicilianos. Muchos hombres fueron alcanzados por los negros dedos de la peste. Hasta los cadáveres de las bestias cubrían los lindes de las praderas, y se veían ovejas desolladas, muertas con el hocico abierto hacia el cielo y las costillas al aire. Y Panthea languideció a causa de esta enfermedad. Cayó a los pies de Empédocles y dejó de respirar. Aquellos que la rodeaban sostuvieron su cuerpo rígido y lo bañaron en vino y aromas. Desataron la almilla roja que apretaba sus pechos jóvenes y la envolvieron con vendas. y le sujetaron la boca entreabierta con una cuerda, y sus ojos hundidos ya no veían la luz.
Empédocles la miró, se desató la banda de oro que le ceñía la frente y se la impuso. Sobre los senos le colocó la guirnalda de laurel profético, cantó versos desconocidos sobre la migración de las almas y tres veces le ordenó levantarse y caminar. La muchedumbre estaba aterrorizada. Al tercer llamado Panthea salió del reino de las sombras, y su cuerpo se animó y se irguió sobre sus pies, envuelto en las vendas funerarias. Y el pueblo comprobó que Empédocles sabía invocar a. los muertos.
Pisiánates, padre de Panthea, vino a adorar al nuevo dios. Se tendieron mesas bajo los árboles de su predio a fin de ofrecerle libaciones. A ambos lados de Empédocles unos esclavos sostenían grandes antorchas.
Al igual que en los misterios, los heraldos proclamaron el silencio solemne. súbitamente, en la tercera vigilia, las antorchas se apagaron y la noche envolvió a los adoradores. Se oyó una voz fuerte que exclamó: '¡Empédocles!'. Y cuando se hizo la luz, Empédocles había desaparecido. Los hombres no volvieron a verlo.Un esclavo contó lleno de espanto que había visto un dardo rojo surcando las tinieblas hacia la cima del Etna. Los fieles ascendieron la falda estéril de la montaña a la triste luz del amanecer. El cráter del volcán vomitaba un haz de llamas. Sobre el brocal poroso de lava que circunda el abismo ardiente se encontró una sandalia de bronce retorcida por el fuego."


Marcel Schwob, “Vidas imaginarias”


dimarts, 29 de juliol de 2008

Joan Sardà respon a crítiques del PSOE


Com va ésser abundantment ventilat, el President del Govern, Rodríguez Zapatero, va formular aquest diumenge profundes crítiques a la plataforma del partit recentment fundat per en Joan Sardà, qui propicia una confederació europea de líders polítics sota l'ostensible directiva de l'italià Berlusconi.
El President espanyol fins ara no s'hi havia oposat; tampoc no va posar cap objecció a aquesta unió: al contrari, divendres passat va qualificar-la de "monumental aporti a la cultura cívica de la Paneuropa". Per això la seva reacció va sorprendre a l'opinió pública, impactant especialment en la venda d'entrades per a veure la fins a llavors molt bé apreciada pel·lícula "Kung Fu Panda" en tota Castella-la Manxa. La invectiva hauria provocat també el pànic dels mercats asiàtics, fallides bancàries a Pontevedra i a Úbeda successivament, preveient-se a més una fulminant intervenció del Bundesbank en poques hores, ho que agrega dramatisme al quadre.
Encara distret pels últims detalls del seu escut d'armes familiar, que portaria la llegenda "Foutu soit qui mal y pense", amb tonalitats verdoses, en Sardà va dir no entendre com el PSOE, una de les més pròsperes empreses ibèriques, orgull del capitalisme peninsular i mundial, contraria els interessos d'un col·lectiu tot just empresarial de la mena que Berlusconi està animant per a intervenir en els assumptes comunitaris del Vell Continent.
Va afegir el Joan, gesticulant davant les càmeres de TV tal com és el seu costum, que el fet que R. Z. fora menys presentable per als media que "Il Caimano" i que la seva capacitat per a dissenyar mesures econòmiques viables en resultés francament desastrosa no obstarien, donat el caràcter democràtic de la nova organització, perquè el PSOE fora acollit de la manera més amistosa; lamentablement, no va poder evitar dir, degut a un desbordi de sinceritat, que així i tot ho faria com membre menor, sense veu i amb 1/8 de vot només per a decisions transcendentals, llegeixi's p. i. les recomanacions de la Confederació... en relació a la moda durant la temporada tardor/hivern 2009 en el sud d'Andalusia i la possible declaració com Patrimoni Comú de la Humanitat de cinc petits óssos grisos dels Abruzzo (il Piero, l'Enrico, il Paolo, il Carlo i l'Andreuccio).
Fonts no oficials, que van demanar reserva, van suggerir que la ira de Rodríguez Zapatero va fer explosió quan el distingit Celestino Corbacho, a la vora d'una crisi nerviosa, li va transmetre que la secretària privada d'en Sardà era boliviana. La dona podria ésser descendent d'aborígens sud-americans, encara que també hindú, o pitjor, albanesa, o "Déu ens lliuri!" -va sanglotar el ministre d'Immigració-, "argentina!", mentre que el Govern estava convençut fins al dissabte que la dama era una asturiana absolutament digna de confiança i filla de cristians vells d'almenys 479 generacions, remuntant-se fins i tot el seu primer ancestral conegut a temps pre-cristians, contradicció que pas no tacava el seu currículum, sinó que reforçava la seva devoció impol·luta com va fer saber el bisbe de Pamplona qui obertament ha proporcionat suport a R. Z. amb la seva extensa carta pastoral.
D'altra banda, la poca serietat de la brama que s'ha fet córrer torna increíbles els comentaris supersticiosos que parlen d'una suposada aparició del fantasma d'Isabel la Catòlica furibunda per aquesta horrorosa intromissió extra-continental en la vida europea de part d'una nadiua hipotèticament de Bolívia, ho que hauria ocorregut de manera miraculosa dins les estances privades del President en hores de la matinada quan humanes urgències el conduïen a la cambra de bany. Tal circumstància prodigiosa l'hauria decidit a realitzar els virulents atacs que va difondre com primícia l'edició digital de la "Folha de São Paulo", amb gran titulars, tenint per certa aquesta versió de successos extraordinaris. A pesar d'això, la visita de l'il•lustre espectre va ésser descartada per tècnics nord-americans, i se suposa que aquelles xafarderies provenen de la nefasta adhesió brasilera als cultes sincrètics: en ells, sants o beats europeus de la major celebritat com Napoleó o Dominguín han estat reemplaçats per Oxum, segons va denunciar durant la Setmana Santa el pare Alvaro Diego de la Peña y Fuencarrillo a Uruñuela enmig d'una fogosa homilia davant l'ermita de la Nostra Senyora del Patrocini.

dilluns, 28 de juliol de 2008

JOAN SARDÀ RESPONDE A CRITICAS DEL PSOE


Como fue abundantemente ventilado, el Presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, formuló este domingo profundas críticas a la plataforma del partido recientemente fundado por Joan Sardà, quien propicia una confederación europea de líderes políticos bajo la ostensible directiva del italiano Berlusconi.
El Presidente español no había tenido hasta ahora mayores objeciones a esta unión, a la que el viernes pasado calificó de “monumental aporte a la cultura cívica de la Paneuropa”, y su reacción sorprendió a la opinión pública, e impactó en especial en la venta de entradas para ver la hasta entonces exitosa película “Kung Fu Panda” en toda Castilla-La Mancha. La invectiva habría provocado también el pánico de los mercados asiáticos, una corrida bancaria en Pontevedra y Úbeda, respectiva y sucesivamente, previéndose una fulminante intervención del Bundesbank en pocas horas, lo que agrega más dramatismo al cuadro.
Aunque todavía distraído por los últimos detalles del escudo familiar, que llevaría parece la leyenda “Foutu soit qui mal y pense”, en tonalidades verdosas, Sardà dijo no entender cómo el PSOE, una de la más prósperas empresas ibéricas, orgullo del capitalismo peninsular y mundial, contraría los intereses de un colectivo justamente empresarial como el que Berlusconi está animando para intervenir en los asuntos de interés comunitario del Viejo Continente. Agregó Joan, gesticulando ante las cámaras de TV como es su costumbre, que el hecho de que R. Z. fuera menos presentable para los medios que “Il Caimano” y que su capacidad para diseñar medidas económicas viables resultara francamente desastrosa no obstarían, dado el carácter democrático de la nueva organización, para que el PSOE fuera recibido en su seno de la manera más amistosa; lamentablemente, no pudo evitar agregar, en un desborde de sinceridad, que de todas formas lo haría como miembro semipleno, sin voz y con 1/8 de voto sólo para decisiones trascendentales, léase p. e. las recomendaciones de la Confederación…en relación a la moda durante la temporada otoño/invierno 2009 en el sur de Andalucía y la posible declaración como Patrimonio Común de la Humanidad de cinco pequeños osos grises de los Abruzzo (Piero, Enrico, Paolo, Carlo y Andreuccio).
Fuentes no oficiales que pidieron reserva dejaron traslucir que la ira de Rodríguez Zapatero se desató cuando el distinguido Celestino Corbacho, al borde de una crisis nerviosa, le transmitió que la secretaria privada de Sardà es boliviana. La mujer podría ser descendiente de aborígenes sudamericanos, aunque también hindú, o peor, albanesa, o "¡Dios nos libre!" -sollozó el ministro de Inmigración-, "¡argentina!", mientras que el Gobierno estaba convencido hasta el sábado que la dama era una asturiana absolutamente confiable hija de cristianos viejos de por lo menos 479 generaciones, remontándose incluso su primer ancestro conocido a tiempos precristianos, contradicción que no hacía mella en su currículum, sino que reforzaba su devoción impoluta, como hizo saber el obispo de Pamplona quien abiertamente ha apoyado a R. Z. mediante una extensa carta pastoral.
Por otro lado, la poca seriedad de los rumores que se han hecho escuchar torna increíbles comentarios supersticiosos que hablan de una supuesta aparición del fantasma de Isabel la Católica furibunda por esta horrenda intromisión extracontinental en la vida europea de parte de una nativa hipotéticamente de Bolivia, lo que habría ocurrido de modo milagroso en los aposentos privados del Presidente en horas de la madrugada cuando humanas urgencias lo conducían al cuarto de baño.
Tal circunstancia prodigiosa lo habría decidido a realizar las virulentas críticas que difundió como primicia la edición digital de la “Folha de São Paulo” con título catástrofe teniendo por cierta esa versión de sucesos extraordinarios. A pesar de esto, la visita del ilustre espectro fue descartada por técnicos estadounidenses, y se supone que las habladurías provienen de la nefasta adhesión brasileña a los cultos sincréticos, en los que santos o beatos europeos de la mayor estima como Napoleón o Dominguín han sido reemplazados por Oxum, según denunció durante la Semana Santa el padre Alvaro Diego de la Peña y Fuencarrillos en Uruñuela en medio de una fogosa homilía ante la ermita de Nuestra Señora del Patrocinio.

diumenge, 27 de juliol de 2008

"Fatti non foste a vivere come bruti, ma per seguir vertute e conoscenza" (Dante Inf. XXVI).


Otras fuentes de la sabiduría contemporánea:

En este país todos los inmigrantes que sean necesarios y uno más. Pero todos con contrato de trabajo. Eso debe ser incuestionable. El fenómeno de la inmigración se coloca en una escalera, se coloca en un barrio y se coloca en una ciudad, pero mi opinión es que ni la escalera, ni la ciudad, ni el barrio, pueden funcionar nunca con la norma del último que se empadrona". Feliz párrafo propinado por Celestino Corbacho, sedicente adicto al socialismo (Partit dels Socialistes de Catalunya) y por tanto, decían en épocas pretéritas, por lo menos, por lo menos, por lo menos… a aquello de “l’égalité”. La fraternité, yo creo, ya es pedirle peras al olmo.

Perfecto. Absolutamente perfecto. Un patrón negrero de un ingenio azucarero esclavista no podría decirlo con mayor transparencia, salvando la distancia de que los negreros siempre fueron gente mala de látigo en mano y cualquier bien nacido podía ver que eran negreros. Lo que, como mínimo, los hacía malvados pero no hipócritas. En el orden de los vertebrados no es una cualidad poco apreciable para la escala evolutiva, dicho esto a favor de los negreros como superiores a Celestino Corbacho desde el punto de vista zoológico.
El Alighieri aquí de cabeza al Infierno con un clavado olímpico al oír esto de su Europa, o lo que parece ha quedado de ella. O el espantajo de lo que fue su Europa hoy encarnada en este “socialista”. Está recontraclarísimo: “Todos los negros que sean necesarios y uno más, o diez, o los que falten, para el trabajo. Pero todos sanos, que a los que tienen tos los sacrificamos, a los lisiados los ahogamos y a las madres de niños con alguna deformidad las colgamos. Todos trabajando. ¿Qué? ¿Qué me cuenta? ¿Ahora los negros esclavos quieren venir a decirme que están condolidos porque el que tiene tos se cura en dos días, el lisiado lo fue al escapársele el machete por hacerme más rico y cortar más rápido, y que sus dioses bárbaros les traerán desgracias si sacrificamos a las madres sólo por parir niños deformes? Pero, mire, que yo sepa, según leí en el 'Manual del Buen Negrero', ningún ingenio funcionó nunca con la regla de los esclavos, y al problema del tísico, del cojo y de las madres raras que lo discutan como quieran o lo pongan en la escalera o el retrete, pero tengo sueño, que es lo que me pasa ahora, y antes de irme a dormir tengo que dar una vuelta por una casa de putas.”
Como dijo el Prof. Fernando Savater, en una época Europa tuvo ideales que iban más allá del contrato de trabajo y el dinero. Corbacho está faltando como cattivo personaggio en el Infierno del Alighieri, padre de los europeos humanos. Nunca será tarde para que se invoque el alma del amador de la Portinari a fin de que reescriba ese guión dotándolo de los sujetos que más convengan a la hora.y ponga al que deba en el sitio que le corresponda no por derecho, que todo indica que éste va campante por izquierdas. Así sea.

La falca justa perquè no trontolli la taula de la festa

T'ho havien dit,
allà baix a la terra dels teus pares,
t'ho havien dit
que Europa era molt gran, per això hi anares

des del gran Sud,
on l'ombra de les palmeres és dolça
i l'aigua dels rius
camina de puntetes, cautelosa.

T'ho havien dit
de nit les passes lentes de les dunes.
T'ho havien dit,
que el desert es va fent gran a mesura

que els rics del Nord
hi trenquen els seus rellotges de sorra
a contracor.
I tu només tenies ganes de córrer.

¿Què hi fas, Rashid, perdut a la frontissa
d'un Nord poruc i un Sud que es desespera?
T'han estripat l'honor i la camisa
i un cop aquí no tornaràs enrera.

Pell de color de dàtil o de sutge
que sempre està fent cua a Laietana,
no ets innocent sigui qui sigui el jutge.
Ets el pecat, el camell, la fulana.

Dècim trencat, propina d'urinari,
ets tot allò que el fariseu rebutja.
Trinca la creu i puja al teu calvari.

Salam Rashid.

Ja ni saps quant
fa que camines per ciutats llogades
arrossegant
la sensació que a tot arreu sobraves.

Et coneixem.
Ets carn de soterrani i de conquesta,
la falca justa perquè
no trontolli la taula de la festa.

Bulls al perol
somnis del Sud contra la incerta ràbia
de morir sol.
Volies volar, i Europa és una gàbia

i vas perdent
a poc a poc records per les voreres
feixugament,
però et sents viu i esperes com les feres.

El món es mou pels qui com tu caminen
més del que volen. Mà d'obra barata.
Sobrevivents de presons i pallisses
que han decidit que els guiïn les sabates.

Demà per tu somriurà la Mona Lisa.
Faràs servir el Louvre de nevera.
Les catedrals alternaran la missa
amb l'Alcorà i les danses barbaresques.

Però mentrestant Europa va fent d'esma.
Ha embolicat les porres amb banderes
i a tu et reserva un jardí del Maresme.

Salam Rashid.

Joan Barril-Joan Manuel Serrat

dissabte, 26 de juliol de 2008

ANTICIPOS DE LA HISTORIA PARA CELESTINO CORBACHO (O "VOLVER AL FUTURO IX")

Texto completo del Himno Nacional Argentino aprobado en el año 1813

Oid ¡mortales! el grito sagrado:
¡Libertad, Libertad, Libertad!
Oid el ruido de rotas cadenas:
Ved en trono a la noble Igualdad.

Se levanta la faz de la tierra
Una nueva y gloriosa Nación:
Coronada su sien de laureles
Y a sus plantas rendido un León

Sean eternos los laureles
Que supimos conseguir.
Coronados de gloria vivamos
O juremos con gloria morir.

De los nuevos campeones los rostros
Marte mismo parece animar;
la grandeza se anida en sus pechos,
A su marcha todo hace temblar.
Se conmueven del Inca las tumbas
Y en sus huesos revive el ardor,
Lo que ve renovando a sus hijos
De la Patria el antiguo esplendor.

Sean eternos los laureles
Que supimos conseguir.
Coronados de gloria vivamos
O juremos con gloria morir.

Pero sierras y muros se sienten
Retumbar con horrible fragor:
Todo el País se conturba por gritos
De venganza, de guerra y furor.
En los fieros tiranos la envidia
Escupió su pestífera hiel,
Su estandarte sangriento levantan
Provocando a la lid más cruel.


Sean eternos los laureles
Que supimos conseguir.
Coronados de gloria vivamos
O juremos con gloria morir.

¡No los veis sobre Méjico y Quito
Arrojarse con saña tenaz,
Y cuál lloran bañados en sangre
Potosí, Cochabamba y la Paz!
¡No los veis sobre el triste Caracas
Luto y llantos y muerte esparcir!
¡No los veis devorando cual fieras
Todo pueblo que logran rendir!


Sean eternos los laureles
Que supimos conseguir.
Coronados de gloria vivamos
O juremos con gloria morir.

A vosotros se atreve ¡Argentinos!
El orgullo del vil invasor,
Vuestros campos ya pisa contando
Tantas glorias hollar vencedor.

Mas los bravos que unidos juraron
Su feliz libertad sostener,
A esos tigres sedientos de sangre
Fuertes pechos sabrán oponer.
Sean eternos los laureles
Que supimos conseguir.
Coronados de gloria vivamos
O juremos con gloria morir.

El valiente argentino a las armas
Corre ardiendo con brío y valor,
El clarín de la guerra cual trueno
En los campos del Sud resonó,
Buenos Aires se pone a la frente
De los pueblos de la ínclita Unión,
Y con brazos robustos desgarran
Al ibérico altivo León.


Sean eternos los laureles
Que supimos conseguir.
Coronados de gloria vivamos
O juremos con gloria morir.

San José, San Lorenzo, Suipacha,
Ambas Piedras, Salta y Tucumán,
La Colonia y las mismas murallas
Del tirano en la Banda Oriental;
Son letreros eternos que dicen:
Aquí el brazo argentino triunfó
Aquí el fiero opresor de la Patria
Su cerviz orgullosa dobló.

Sean eternos los laureles
Que supimos conseguir.
Coronados de gloria vivamos
O juremos con gloria morir.

La victoria al guerrero argentino
Con sus alas brillantes cubrió
Y azorado a su vista el tirano,
Con infamia a la fuga se dio;
sus banderas, sus armas, se rinden
por trofeos a la Libertad
y sobre alas de gloria abra el pueblo
trono digno a su gran majestad.
Desde un polo hasta el otro resuena
de la fama el sonoro clarín
y de América el nombre enseñando
les repite: mortales, oíd:
ya su trono dignísimo abrieron
las Provincias Unidas del Sud
y los libres del mundo responden:
Al gran pueblo argentino: ¡Salud!

Algunas primicias periodísticas de... un siglo atrás, que han tardado en llegar al centro del Imperio donde el Sol se puso hace mucho, y tarda en volver a amanecer
Durante la presidencia del general Julio A. Roca, en el año 1900, fue sancionado un decreto refrendado con la firma del Presidente de la Nación Argentina y de los ministros Felipe Yofre, Luis M. Campos, José María Rosa, Martín Rivadavia, Martín García Merou y Emilio Civit, que disponía:

"Que, sin producir alteraciones en el texto del Himno Nacional, hay en él estrofas que responden perfectamente al concepto que universalmente tienen las naciones respecto de sus himnos en tiempo de paz y que armonizan con la tranquilidad y la dignidad de millares de españoles que comparten nuestra existencia, las que pueden y deben preferirse para ser cantadas en las festividades oficiales, por cuanto respetan las tradiciones y la ley sin ofensa de nadie, el presidente de la República, en acuerdo de ministros decreta:

Artículo 1°. En las fiestas oficiales o públicas, así como en los colegios y escuelas del Estado,
sólo se cantarán la primera y la última cuarteta y coro de la canción nacional sancionada por la Asamblea General el 11 de marzo de 1813".

divendres, 25 de juliol de 2008

Suggeriment


Abans que vinguin vents i et quitin

del pit l'amor, aquest tan bell amor

que grandesa i gracia va donar a la teva vida

fas d'ell, ara, mentre és temps,

una ciutat eterna i en ella habita.


Una ciutat, si. Edificada

als núvols, no sobre el sòl on vas

i cimentada, bé profund, en els teus dies,

de manera que dintre d'ella càpiga

el món sencer: els arbres, els nens,

el mar i el sol, la nit, els moixonets

i sobretot càpigues tu, enter:

ho que t'embruta, ho que et transfigura,

els teus pecats mortals, les teves bravures

tot, al final, ho que et fa viure

i a més tot allò que vivint fes.


Vents del món bufen; quan ells bufen,

ai, van escombrant, van, van arrossegant

i desfent tot allò que d'humà

existeix per ventura gran i alçat

però fràgil, però finit, com els dolors,

sense que quedi, si més no, com bandera

feta de sang, somni, argila i càntic

al propi cor de les eternitats. (...)

dijous, 24 de juliol de 2008

Sugestão


Antes que venham ventos e te levem
do peito o amor, este tão belo amor,
que deu grandeza e graça à tua vida,
faze dele, agora, enquanto é tempo,
uma cidade eterna e nela habita.

Uma cidade, sim. Edificada
nas nuvens, não no chão por onde vais,
e alicerçada, fundo, nos teus dias,
de jeito assim que dentro dela caiba
o mundo inteiro: as árvores, as crianças,
o mar e o sol, a noite e os passarinhos,
e sobretudo caibas tu, inteiro:
o que te suja, o que te transfigura,
teus pecados mortais, tuas bravuras,
tudo afinal o que te faz viver
e mais o tudo que, vivendo, fazes.

Ventos do mundo sopram; quando sopram,
ai, vão varrendo, vão, vão carregando
e desfazendo tudo o que de humano
existe erguido e porventura grande,
mas frágil, mas finito como as dores,
porque ainda não ficando qual bandeira
feita de sangue, sonho, barro e cântico
no próprio coração da eternidade.
Pois de cântico e barro, sonho e sangue,
faze de teu amor uma cidade,
agora, enquanto é tempo.

Uma cidade
onde possas cantar quando o teu peito
parecer, a ti mesmo, ermo de cânticos;
onde posssas brincar sempre que as praças
que percorrias, dono de inocências,
já se mostrarem murchas, de gangorras
recobertas de musgo, ou quando as relvas
da vida, outrora suaves a teus pés,
brandas e verdes já não se vergarem
à brisa das manhãs.

Uma cidade
onde possas achar, rútila e doce,
a aurora que na treva dissipaste;
onde possas andar como uma criança
indiferente a rumos: os caminhos,
gêmeos todos ali, te levarão
a uma aventura só macia, mansa
e hás de ser sempre um homem caminhando
ao encontro da amada, a já bem-vinda
mas, porque amada, segue a cada instante
chegando como noiva para as bodas.

Dono do amor, és servo. Pois é dele
que o teu destino flui, doce de mando:
A menos que este amor, conquanto grande,
seja incompleto. Falte-lhe talvez
um espaço, em teu chão, para cravar
os fundos alicerces da cidade.

Ai de um amor assim, vergado ao vínculo
de tão amargo fado: o de albatroz
nascido para inaugurar caminhos
no campo azul do céu e que, entretanto,
no momento de alçar-se para a viagem,
descobre, com terror, que não tem asas.

Ai de um pássaro assim, tão malfadado
a dissipar no campo exíguo e escuro
onde residem répteis: o que trouxe
no bico e na alma para dar ao céu.

É tempo. Faze
tua cidade eterna, e nela habita:
antes que venham ventos, e te levem
do peito o amor este tão belo amor
que dá grandeza e graça à tua vida.

Thiago de Mello

Sugerencia

Antes que vengan vientos y te lleven
del pecho el amor, este tan bello amor
ése que dio grandeza y gracia a tu vida,
haz de él, ahora, en tanto es tiempo,
una ciudad eterna y en ella habita.

Una ciudad, sí. Edificada
en las nubes, no en el suelo donde vas
y cimentada, hondo, en tus días,
de modo que dentro de ella quepa
el mundo entero: los árboles, los niños,
el mar y el sol, la noche, también los pajarillos,
y sobre todo quepas tú, entero:
lo que te ensucia, lo que te transfigura,
tus pecados mortales, tus bravuras
todo, al final, lo que te hace vivir
más todo aquello que viviendo haces.

Los vientos del mundo soplan; cuando soplan,
ay, van barriendo, van, van arrastrando
y deshaciendo todo lo que de humano
existe erguido y por ventura grande
pero frágil, pero finito, como los dolores,
sin que quede algo siquiera cual bandera
hecha de sangre, sueño, arcilla y cántico
en el mismo corazón de las eternidades.

Entonces, de cántico y arcilla, sueño y sangre,
haz de tu amor una ciudad
ahora, en tanto es tiempo.

Una ciudad
donde puedas cantar cuando tu pecho
te parezca, a ti mismo, yermo de cánticos;
donde puedas jugar siempre que las plazas
que recorrías, dueño de inocencias,
ya se mostrasen mustias, con subibajas
recubiertos de musgo, cuando la hierba
de la vida, otrora suave para tus pies
blanda y verde ya no cayese
de rodillas frente a la brisa mañanera.

Una ciudad
donde puedas hallar, brillante y dulce,
la aurora que en la niebla disipaste;
donde puedas andar tal como un niño
indiferente a los rumbos: caminos
gemelos todos allí, te llevarán
a una aventura sólo suave, mansa
y has de ser siempre un hombre caminando
al encuentro de la amada, la que fue ya bienvenida,
pero que, por amada, continúa a cada instante
llegando novia siempre hasta su boda.

Dueño del amor, siervo eres. Pues es de él
que tu destino fluye, dulce de mando.
A menos que este amor, aun grandísimo,
sea incompleto. Fáltele quizás
un espacio, en tu suelo, para clavar
de la ciudad hondos cimientos.

Ay de un amor así, doblegado por cadenas
de tan amargo destino: el del albatros
nacido para inaugurar caminos
en el campo azul del cielo y que, a la vez,
al momento de elevarse para el viaje,
descubre, con terror, no tener alas.

Ay de un ave así, tan desgraciada
malgastando por campos exiguos y oscuros,
donde viven reptiles lo que ella trae
en el pico y en el alma para darlo al cielo.

Antes que vengan vientos y te lleven
del pecho el amor, este tan bello amor
ése que dio grandeza y gracia a tu vida,
haz de él, ahora, en tanto es tiempo,
una ciudad eterna y en ella habita.

Traducción de Gustavo F. Soppelsa

dimecres, 23 de juliol de 2008

JOAN SARDÀ: NOVETATS SOBRE EL SEU ARBRE GENEALÒGIC


La imminent composició de l'escut d'armes de la venerable família Sardà (sol•licitada pel rei Juan Carlos en el més estricte secret) ha apressat un treball que per al Joan hauria d'haver estat més dilatat en el temps. Urgit per una megalomania mai suficientment bé amagada, i per l'escassesa del pressupost de l'Universitat d'Andorra on amb certa desgana es duu endavant la tasca d'investigació, el poc pacient polígraf català va rebutjar totalment la veta asiàtica -observeu la notícia biogràfica a la dreta de la pantalla vosaltres que en aquest moment fiqueu el nas pertot arreu dins el blog- i va decidir, presoner d'un rapte de fúria, que els paisans del Tibet no tenien gens que veure amb els amables pobladors que des de la seva més tendra infantesa coneixia a la seva contrada de Sant Quirze del Vallès, agregant, amb una mica de xenofòbia i parlant entre dents, que "l'única cosa groga o daurada que havia estat coneguda allí era la Senyera quadri-barrada". La declaració va valer-li el repudi fulminant de l'ambaixador del Japó ahir a la tarda; avui s'agregarien les formals queixes portades a La Moncloa de part de Tailàndia, Filipines i dels hereus de Bruce Lee.
Malgrat les excuses inversemblants que en Sardà va presentar al Dalai Lama mitjançant una artificiosa missiva, que va ésser jutjada gairebé d'embafadora pels crítics literaris de "Le Monde", ningú del seu entorn n'ha pogut desmentir creïblement el càustic editorial d'un diari albanès de gran circulació el qual va acusar-lo d'estar mogut només per una mesquina disminució de les despeses al moment de la futura impressió de l'escut d'armes: tant el Yeti com l'Everest consumirien, segons càlculs que el nostre home va fer mentalment amb rapidesa, una considerable quantitat de tinta que els subsidis de la Unió Europea no cobrixen.La flor de lis també esta en capella per la mateixa raó, i els monàrquics francesos temen la seva eliminació per idèntics escrúpols econòmics que des de Mònaco s'han qualificat senzillament de "fastigosos". En els pròxims dies se sabrà més sobre aquesta qüestió, que desvetlla pràcticament a tota la reialesa europea.

dimarts, 22 de juliol de 2008

JOAN SARDÀ: NOVEDADES SOBRE SU ARBOL GENEALOGICO

La inminente composición del escudo de la venerable familia Sardà (solicitada por el Rey Juan Carlos en el más estricto sigilo) ha apurado tiempos que para Joan deberían haber sido más dilatados. Urgido por una megalomanía nunca suficientemente bien oculta, y por la escasez de presupuesto de la Universidad de Andorra que con algo de desgana lleva adelante la tarea de investigación, el poco paciente polígrafo catalán desechó totalmente la veta asiática -observar noticia biográfica a la derecha de la pantalla del cibernavegante que en este momento husmea el blog- y decidió, presa de un rapto de furia, que la gente del Tibet no tenía nada que ver con los amables paisanos que desde su más tierna niñez había conocido en Sant Quirze del Vallès agregando, algo xenófobamente y por lo bajo, que “lo único amarillo-dorado que había sido conocido allí era la Senyera quadribarrada”. La declaración le valió el repudio fulminante del embajador del Japón ayer por la tarde; hoy se agregarían las formales quejas a La Moncloa de parte de Tailandia, Filipinas y de los herederos de Bruce Lee.
A pesar de las excusas inverosímiles que Sardà presentó al Dalai Lama mediante una artificiosa misiva, que fue tachada casi de empalagosa por los críticos literarios de “Le Monde”, nadie de su entorno ha podido desmentir creíblemente el cáustico editorial de un matutino albanés de gran circulación que lo acusó de estar movido sólo por una mezquina disminución del presupuesto al momento de la futura impresión del escudo: tanto el Yeti como el Everest insumirían, según cálculos que nuestro hombre hizo mentalmente con rapidez, una considerable cantidad de tinta que los subsidios de la Unión Europea no cubren. La flor de lis también se encuentra observada en ese sentido, y los monárquicos franceses temen su eliminación por iguales escrúpulos económicos que desde Mónaco se han calificado lisa y llanamente de “inmundos”. En los próximos días se sabrá más sobre esta cuestión, que desvela prácticamente a toda la realeza europea.

dilluns, 21 de juliol de 2008

CLODIA. Matrona impúdica

"Era hija de Apio Claudio Pulquer, cónsul. A corta edad ya se distinguía de sus hermanos y hermanas por el brillo flagrante de su mirada. Tertia, la mayor, no tardó en casarse; la menor cedió por entero a sus caprichos. Sus hermanos, Apio y Cayo, manifestaban ya su avaricia con las ranas de cuero y los carritos de nuez que les regalaban; más adelante se revelaría su avidez por los sestercios. Pero Clodio, bello y femenino, fue compañero de sus hermanas. Clodia las persuadía, con miradas ardientes, de que lo vistiesen con una túnica con mangas y un gorrito de hilos dorados. Luego le ceñían un cinto muy flexible bajo el pecho, lo cubrían con un velo color de fuego y se lo llevaban a los pequeños dormitorios para que se acostase con las tres. Clodia fue su preferida, pero también obtuvo la virginidad de Tertia y de la menor.

"Cuando Clodia cumplió dieciocho años murió su padre. Clodia siguió viviendo en la casa del monte Palatino. Apio, su hermano, administró entonces la propiedad, mientras Cayo se preparaba para la vida pública. Clodio, siempre delicado e imberbe, dormía entre sus hermanas. Empezaron a ir en secreto a los baños con él. Daban un cuarto de as a los grandes esclavos que les hacían masaje y luego lo recuperaban. En su presencia, Clodio era tratado como sus hermanas. Tales fueron sus placeres antes del matrimonio.

"La más joven se casó con Lúculo, que la llevó a Asia, donde estaba en guerra con Mitrídates. Clodia eligió por marido a su primo Metelo, hombre honesto pero muy lerdo. En esa época de confusión mantuvo una actitud conservadora y limitada. Clodia no podía soportar su rústica brutalidad. Soñaba ya en novedades para su querido Clodio. César comenzaba a ejercer su influencia. Clodía pensó que había que eliminarlo. Consiguió invitar a Cicerón por medio de Pomponio Atico. A su casa iba gente burlona y galante. Junto a ella solía encontrarse a Licinio Calvo, al joven Curión, apodado “la chiquilla", a Sextio Clodio que le Ilevaba los recados, a Egnacio y su grupo, a Catulo de Verona y a Celio Rufo, que estaba enamorado de ella. Metelo, apoltronado en su asiento, no decía palabra. Se contaban escándalos sobre César y Mamurra. Después Metelo fue nombrado procónsul y partió a la Galia cisalpina. Clodia se quedó sola en Roma con su cuñada Mucia. Cicerón cayó bajo el hechizo de sus grandes ojos ardientes. Pensó en repudiar a Terencia, su mujer, y supuso que Clodia abandonaría a Metelo. Pero Terencia descubrió todo y aterró a su marido. Cicerón, atemorizado, renunció a sus deseos. Terencia exigió aún más, y Cicerón tuvo que romper con Clodio.

"El hermano de Clodia, sin embargo, tenía de qué ocuparse. Hacía el amor con Pompeya, mujer de César. La noche de la fiesta de la Buena Diosa sólo podía haber mujeres en casa de César, que era pretor. Pompeya ofrecía sola el sacrificio. Clodio se disfrazó de tañedora de cítara, como solía vestirlo su hermana, y entró en casa de Pompeya. Una esclava lo reconoció. La madre de Pompeya dio la alarma y el escándalo se hizo público. Clodio quiso defenderse y juró que durante esa ocasión había estado en casa de Cicerón, Terencia obligó a su marido a negarlo: Cicerón declaró contra Clodio.

"Desde entonces Clodio perdió el apoyo de los nobles. Su hermana acababa de cumplir treinta años. Estaba más ardiente que nunca. Se le ocurrió que Clodio debía ser adoptado por un plebeyo, a fin de que llegara a ser tribuno del pueblo. Metelo, que había regresado, adivinó sus planes y se burló de ella. En ese tiempo, en que ya no tenia a Clodio entre sus brazos, se dejaba amar por Catulo. Metelo, el marido, les resultaba odioso. Su mujer resolvió deshacerse de él. Un día, que volvió cansado del Senado, le ofreció de beber. Metelo cayó muerto en el atrio. Clodia en adelante sería libre. Dejó la casa de su marido y no tardó en encerrarse con Clodio en el monte Palatino. Su hermana se fugó de la casa de Lúculo y se fue a vivir con ellos. Los tres reanudaron su vida en común y ejercitaron su odio.

"Al principio, Clodio, convertido en plebeyo, fue designado tribuno del pueblo. A pesar de su gracia femenina, tenía una voz fuerte y mordaz. Consiguió que exilaran a Cicerón; hizo arrasar la casa de éste ante sus propios ojos, y juró ruina y muerte para todos sus amigos. César, que era procónsul en Galia, no pudo hacer nada. Sin embargo Cicerón obtuvo, gracias a Pompeyo, algunas influencias y logró que volvieran a llamarlo al año siguiente. El furor del joven tribuno fue extremo. Atacó violentamente a Milón, amigo de Cicerón, que comenzaba a pretender el consulado. Lo esperó emboscado una noche e intentó matarlo, derribando a sus esclavos que llevaban antorchas. El favor popular de Clodio disminuyó. Cantaban estribillos obscenos acerca de Clodia y Clodio, Cicerón los denunció en un discurso violento donde trataba a Clodia de Medea y de Clitemnestra. La cólera del hermano y de la hermana terminó por estallar. Clodio quiso incendiar la casa de Milón y unos esclavos que estaban de guardia lo mataron en las tinieblas.

"Clodia cayó en la desesperación. Había elegido y rechazado a Catulo; luego a Celio Rufo, luego a Egnacio, cuyos amigos la habían llevado a las tabernas de peor fama. Pero ella sólo amaba a su hermano Clodio. Por él envenenó a su marido. Por él atrajo y sedujo a bandas de incendiarios. Con la muerte de Clodio su vida careció de objeto. Sin embargo, era todavía bella y ardiente. Tenia una casa de campo en el camino a Ostia, y jardines junto al Tíber y en Bayes. Alli se refugió. Trató de distraerse bailando lascivamente con mujeres. No fue suficiente. Vivía obsesionada con los estupros de Clodio, a quien seguía viendo femenino e imberbe. Recordaba que antaño unos piratas de Cilicia . habían raptado a Clodio y habían abusado de su tierno cuerpo. También volvía a su memoria cierta taberna donde habían estado juntos. La entrada estaba enteramente tiznada de carbón, y los hombres que allí bebían despedían un olor fuerte y tenían el pecho velludo.

"Roma volvió pues a atraerla nuevamente. Al principio anduvo de noche por encrucijadas y callejuelas. La fulgurante insolencia de sus ojos seguía siendo la misma. Nada podía apagarla. Todo lo intentó, incluso recibir la lluvia y acostarse en el fango. Iba de los baños a las celdas de piedra. Conoció los sótanos donde los esclavos jugaban a los dados y los tugurios donde se emborrachaban cocineros y cocheros. Esperaba a los transeúntes en las calles pavimentadas y pereció a la madrugada de una noche sofocante, a causa del extraño retorno de un hábito que ella antes había practicado. Un batanero le había pagado un cuarto de as, y en el crepúsculo de la mañana la acechó en la alameda para recuperarlo y estrangularla. Luego arrojó su cadáver, con los grandes ojos abiertos, a las aguas amarillas del Tíber."

Marcel Schwob, “Vidas imaginarias”


dissabte, 19 de juliol de 2008

MUERTE

Las muertes inesperadas tienen un efecto casi imposible de evitar: se revelan como las únicas verdaderas muertes a las que nos enfrentamos, las únicas sinceras, tétricas y auténticas muertes. Por eso nos joden tanto. Las otras muertes, las muertes teorizadas con antelación, las aguardadas, las presentidas, las coreografiadas, las filosofadas, no se parecen en nada a la muerte. La única muerte totalmente muerte es la que te da una sorpresa matando, no matándote a vos, claro. Eso no es muerte, sino dejar de ser y a uno no le hace absolutamente nada. La muerte, la que da miedo, la única y morbosamente temible, la que te lastima, es la que nos cae encima y nos deja ver como muerto a quien presentíamos sin darnos cuenta -y dándonos cuenta pero negándolo- que podía vivir más que lo que el límite de esta muerte real le impuso.
La muerte de quien no se espera que muera dentro de un minuto es la única que puede amenazarnos. La muerte sorpresiva del otro es la única que puede mencionarse como muerte propia. La muerte que llega a escondidas y que tala la vida con la violencia de la guadaña de la figura legendaria de los grabados desgranándola en su fragilidad, la muerte agazapada, la muerte callada de un ajeno al que le llegó la muerte sin que asumiéramos que iba a morir, ésa es la única muerte que existe. Las otras muertes son, en cierto modo, sólo el punto final desdeñable de cuentos biográficos de enciclopedia. Pero la muerte que está en su lúgubre escondrijo aguardando a la víctima que nuestra ilusión de ciegos cotidianos soñó que todavía no podía serlo, que todavía no podía ser la víctima de la muerte, es la única que nos mata de veras. Esa muerte es la pulida calavera desnuda y probadamente muerte que nos vuelve a revelar que caminamos con toda certeza hacia nuestra propia muerte. Porque no hay más muerte que la propia como sinceramente temible. Esa muerte artera y sin anuncios de un otro es la que nos susurra al oído el presagio de la lápida con nuestro nombre desnudando la probabilidad absoluta de que muramos, nosotros mismos, dentro de un instante. Es la que nos proporciona una probabilidad de morirnos tan pesadamente asible como la que intuyó María Antonieta en el lapso que medió entre el momento en que pisó descuidada a su verdugo en la tarima y se disculpó por su torpeza, y la inmediata y posterior caída de la cuchilla que le separó la cabeza del tronco.

Tradicionalmente se habla de las parcas romanas como si fuesen las moiras griegas, ya que en ambos casos se las relaciona con el destino, hasta el punto de darle a las parcas el nombre de las moiras (Atropo, Cloto y Láquesis); o de decir que son hijas de Zeus y Temis, cuando las parcas son romanas y Zeus y Temis pertenecen a la mitología griega.
En la mitología romana, las parcas surgen de la sangre de Urano tras ser mutilado por Cronos. Eran tres hermanas llamadas Alecto, Tesifonte y Megore.

Representan la omnipotencia del destino y la única ley que conocían era la suya propia, hasta el punto que ni siquiera los dioses tenían autoridad sobre ellas.

De ahí que se las llamara “Parcae” (las que salvan en latín), pues nadie se salvaba de ellas.

En sus orígenes eran unos genios maléficos que moraban en el mundo de las tinieblas infernales, y que protegían el orden social, siendo las encargadas de castigar los crímenes que lo perturbaban.

LAS MOIRAS

Según algunos autores, eran las diosas del destino, pero otros autores no las consideran diosas sino las ejecutoras de las decisiones del dios Destino.

También hay varias versiones en lo que se refiere a su genealogía.

Por un lado se dice que son hijas de Zeus y Temis, y por tanto, hermanas de las horas. Por otro lado se habla de ellas como hijas de Nicte (la noche), perteneciendo por tanto a la generación preolímpica.

Eran tres hermanas llamadas Atropo, Cloto y Láquesis que se representaban como tres hilanderas. A Cloto, la más joven, se le asignaba el poder de hilar el hilo de la vida de cada uno, eligiendo para ello un ovillo diferente en función de la suerte que le tocara vivir a cada uno (hilo de oro para una vida feliz, de lana o cáñamo cuando esperaba la desgracia).

Láquesis era la encargada de devanar, de enrollar el hilo que le daba Cloto y se responsabilizaba de la vida que iba a llevar cada individuo

Y por último, Atropo, la hermana mayor, se encargaba de cortar ese hilo cuando consideraba que había llegado el momento de la muerte.

Las decisiones que tomaban no podían ser revocadas ni por los propios dioses, hasta el punto que el propio Zeus debía obedecer sus pautas, si bien estaba autorizado a retrasar su cumplimiento.

http://archivo.elnuevodiario.com.ni/2003/octubre/01-octubre-2003/mundo_oculto/mundo_oculto10.html

dimecres, 16 de juliol de 2008

KIRCHNER I LA VESPRA D'ASCULO

Avui les hosts de Pirros s'han mudat a la Plaça del Congrés i s'acomoden dins llurs tendes. Com si la història de l'altre Pirros no li hagués ensenyat gens a aquest altre Pirros pírric de joguina i destronat que és Néstor Kirchner, ell s'obstina a ocultar -darrere d'una paupèrrima possible victòria arrencada per alguns vots- l'efígie paradoxal de la seva derrota eriçada pels cossos dels seus legisladors tots ferits per fletxes. Kirchner no sap cap d'història, no sap cap de política, no sap cap governar una democràcia, no té sentit comú, i això pot ser pitjor que Asculo, perquè la frase de l'antic Pirros que ha recorregut els segles indica una certa grandesa meditabunda i la convicció que la glòria massa onerosa equival a la misèria d'ésser vençut sense honra ni probabilitats de recuperar-se, o almenys a un gest inútil si s'amiden forces per quantitat d'homes i aquests al capdavall jaient com cadàvers en percentatges altíssims. Vana esperança d'esperar filosofies sobre la glòria i les seves alternatives de qui mai no va estar destinat a ella, com l'exiliat patagònic. La retirada vers El Calafate podria ésser més denigrant que allò que li va tocar en dissort, que no en sort, al rei de l’Epir arrossegant les seves hosts delmades pels camps de l’Apúlia clàssica.

KIRCHNER Y LA VISPERA DE ASCULO


Las huestes de Pirro se han mudado a la Plaza del Congreso en el día de hoy, y se acomodan en sus tiendas. Como si la historia del otro Pirro no le hubiese enseñado nada a este otro Pirro pírrico de juguete y destronado que es Néstor Kirchner, él se empeña en ocultar -detrás de una harapienta posible victoria arrancada por algunos votos- la efigie paradójica de su derrota erizada de cuerpos de legisladores asaeteados.
Kirchner no sabe de historia, no sabe de política, no sabe cómo gobernar una democracia, no tiene sentido común: esto puede ser peor que Asculo, porque la frase del antiguo Pirro que ha recorrido los siglos indica una cierta grandeza meditabunda, y la convicción de que la gloria demasiado onerosa equivale a la miseria de ser vencido sin honra ni probabilidades de recuperarse, o por lo menos a un gesto inútil si se miden fuerzas por cantidad de hombres y éstos quedan al cabo yaciendo como cadáveres en un porcentaje altísimo.
Vana esperanza de aguardar filosofias acerca de la gloria y sus alternativas de quien jamás estuvo destinado a ella, como el exiliado patagónico. La retirada a El Calafate puede ser más denigrante que la que le tocó en desdicha, que no en suerte, al rey del Epiro arrastrando sus huestes diezmadas por los campos de la Apulia clásica.

diumenge, 13 de juliol de 2008

DROITS HUMAINS 2008 À LA MODE DE CRISTINA KIRCHNER

Diego Andrada a 14 ans et il est l'un des survivants de l'accident qui a coûté la vie à Juan Valdez lorsqu’une tribune malbâtie et bourrée de gens a tombé sur eux. Il est interné à l'hôpital Padilla avec des blessures coupantes sur le visage, sur les bras et avec une grave lésion aux poumons qui lui complique la respiration.

Diego est le cadet de neuf frères tous naîts du mariage d'Emilio (53), un employé de la mairie et de Juana (51). Malgré son âge adolescent, il n'étudie pas. Tous les matins, avec ses frères, à 7 heures, il est prêt pour monter sur l’autobus qui le portera aux fermes où il commencera sa journée de travail. Il gagne 80 $ (16 €) par semaine.

Quelques jours avant la fête nationale argentine, qui a lieu le 9 juillet, le frère du conseiller Díaz Prats de la mairie de Tafí Viejo -auquel ils connaissent comme “Paloma” (“Colombe”)- les a contactés pour les porter où parlerait Cristina Kirchner. Il leur a offert 12 $ (2,40 €), et en plus un sandwich et un paquet de cigarettes. À 9 heures ils se sont montés sur un vieil autobús dont les fenêtres n’avaient pas de vitres et ils se sont dirigés vers l’hippodrome. Ils sont passés sans problèmes devant les contrôles que la police provinciale faisait dans les routes. Ils sont arrivés à l'hippodrome à 10:30. Là ils ont reçu un tout petit sac et un sandwich de mortadelle. Le reste du paiement leur serait donné au retour.

Après deux heures, la tribune sur laquelle ils étaient s'est inclinée jusqu'à s’écrouler. Diego et Juan Valdez ont eté les plus afectés, et le dernier a décédé finalement. Les prémiers secours les a reçus de part de ses frères Jonathan (15) et Carlos (19).

A côté de Diego, son neveu Brian, âgé de 6 ans, s'est sauvé miraculeusement. Une fois que l'ambulance est arrivée, ils sont y montés mais Jonathan raconte: "Entre tous, nous avons dû la pousser parce qu’elle ne marchait pas. Je suis sorti en courant et nous avons pris le taxi jusqu'à l'hôpital. Nous avons rencontré ma maman, qui venait avec mes soeurs, et nous nous sommes rendus compte que elle-même était en risque de mourir de chagrin.”

Les Andrada continuent là, en attendant de l’aide. Le seul qui s'est approché est le maire de Tafí Viejo, Javier Pucharras. "Je suis allé chez le conseiller Díaz Prats et il m'a dit qu’il fallait parler avec ‘Paloma’ qui est en charge de tout". Carlos raconte: "Nous sommes y allés deux fois pour demander de l’aide. Ils m'ont seulement donné 15 $ (3 €) et m'ont interdit d’y revenir parce qu’ils n’en avaient plus d’argent. Ils nous ont dit que la Bety (comme est appelée l'épouse d'Alperovich, la députée nationale Beatriz Rojkés) était en train d’ordonner que nous étions accuillis par quelqu’un. On espère alors ça: jusque à maintenant, personne n’est arrivée.” Les gens de la famille, chacune à son tour, procurent des soins à Santiago à l'hôpital. Ils savent qu'il faudrá s'adapter, puisque la récupération va durer au moins cinquante jours.

“SI ESO ES SERVIR AL GOBIERNO,/A MÍ NO ME GUSTA EL CÓMO"



Diego Andrada tiene 14 años y es uno de los sobrevivientes del accidente que le costó la vida a Juan Valdez, cuando una tribuna mal armada y abarrotada de gente, se le cayó encima. Está internado en el hospital Padilla con heridas cortantes en el rostro, en los brazos y una grave lesión en los pulmones que le dificulta la respiración.

Diego es el menor de nueve hermanos del matrimonio de Emilio (53), empleado municipal y Juana (51). A pesar de su corta edad, no estudia. Todas las mañanas, junto con sus hermanos, a las siete, está listo para subir al colectivo que lo llevará a las fincas donde comenzará su jornada laboral. Gana $80 (16 €) por semana.

Días antes de la fiesta patria, el hermano del concejal de Tafí Viejo, Díaz Prats, al que conocen como "Paloma" los contactó para llevarlos al acto. Les ofreció $12 (2,40 €), más el sándwich y un paquete de cigarrillos. Subieron a un colectivo viejo, sin ventanillas, a las 9 y se encaminaron hacia el hipódromo. Pasaron sin problemas los controles que hace la policía vial de la provincia. Llegaron al hipódromo a las 10:30. Allí les entregaron en una bolsita, un sandwich de mortadela. El resto de la paga sería al regreso.

Dos horas después, la tribuna en la que estaban se inclinó hasta desplomarse. Los más afectados fueron Juan Valdez, que finalmente falleció y Diego. Los primeros auxilio los recibió de parte de sus hermanos Jonathan (15) y Carlos (19).

Junto a Diego se salvó de milagro su sobrino Brian, de tan solo 6 años. Al llegar la ambulancia, lo subieron pero "entre todos tuvimos que empujarla porque no andaba" relata Jonathan. "Yo salí corriendo y nos tomamos un remis hasta el hospital. A mi mamá, que venía con mis hermanas la encontramos y le avisamos. Casi se nos muere ella" relata Daniel, otro de sus hermanos.

Los Andrada siguen allí, esperando ayuda. El único que se acercó es el intendente de Tafí Viejo, Javier Pucharras. "Yo fui a la casa del concejal Díaz Prats y me dijo que hablara con Paloma que es encargado de todo" cuenta Carlos. "Fui dos veces a pedir ayuda. Solo me dieron $15 (3 €) y me dijeron que no vuelva más, porque ellos no tienen más. Nos dijeron que la Bety (por la esposa de Alperovich y diputada nacional, Beatriz Rojkés) iba a mandar a alguien y los estamos esperando. Hasta el momento no llegó nadie. Entre todos se turnan para cuidar a Diego en el hospital.

Saben que tendrán que adaptarse, pues la recuperación le llevará por lo menos cincuenta días.

Especial para Perfil.com
http://www.perfil.com/contenidos/2008/07/12/noticia_0010.html



49
Tuve en mi pago en un tiempo
hijos, hacienda y mujer,
pero empecé a padecer,
me echaron a la frontera,
¡y qué iba a hallar al volver!
Tan sólo hallé la tapera.

50
Sosegao vivía en mi rancho
como el pájaro en su nido,
allí mis hijos queridos
iban creciendo a mi lao…
sólo queda al desgraciao
lamentar el bien perdido.

51
Mi gala en las pulperías
era, en habiendo más gente,
ponerme medio caliente,
pues cuando puntiao me encuentro
me salen coplas de adentro
como agua de la virtiente.

52
Cantando estaba una vez
en una gran diversión,
y aprovecho la ocasión
como quiso el juez de paz…
se presentó, y ahi nomás
hizo una arriada en montón.

53
Juyeron los más matreros
y lograron escapar:
yo no quise disparar,
soy manso y no había porqué,
muy tranquilo me quedé
y ansí me dejé agarrar.

54
Allí un gringo con un órgano
y una mona que bailaba,
haciéndonos rair estaba,
cuanto le tocó el arreo,
¡tan grande el gringo y tan feo,
lo viera cómo lloraba!.

55
Hasta un inglés zanjiador
que decía en la última guerra
que él era de Inca- la­-perra
y que no quería servir,
también tuvo que juir
a guarecerse en la sierra.

56
Ni los mirones salvaron
de esa arriada de mi flor,
fue acoyarao el cantor
con el gringo de la mona,
a uno solo, por favor,
logró salvar la patrona.

57
Formaron un contingente
con los que del baile arriaron,
con otros nos mesturaron,
que habían agarrao también,
las cosas que aquí se ven
ni los diablos las pensaron.

58
A mí el juez me tomó entre ojos
en la ultima votación:
me le había hecho el remolón
y no me arrimé ese día,
y él dijo que yo servía
a los de la esposición.

59
Y ansí sufrí ese castigo
tal vez por culpas ajenas,
que sean malas o sean güenas
las listas, siempre me escondo:
yo soy un gaucho redondo
y esas cosas no me enllenan.

60
Al mandarnos nos hicieron
más promesas que a un altar,
el juez nos jue a proclamar
y nos dijo muchas veces:
muchachos, a los seis meses
los van a ir a relevar.

61
Yo llevé un moro de número
¡sobresaliente el matucho!
Con él gané en Ayacucho
más plata que agua bendita:
siempre el gaucho necesita
un pingo pa fiarle un pucho.

62
Y cargué sin dar mas güeltas
con las prendas que tenía:
jergas, ponchos, todo cuanto había
en casa, tuito lo alcé:
a mi china la dejé
medio desnuda ese día.

63
No me falta una guasca,
esa ocasión eché el resto,
bozal, maniador, cabresto,
lazo, bolas y manea…
¡el que hoy tan pobre me vea
tal vez no creerá todo esto!.

64
Ansí en mi moro, escarciando,
enderecé a la frontera.
¡Aparcero si usté viera
lo que se llama cantón!…
Ni envidia tengo al ratón
en aquella ratonera.

65
De los pobres que allí había
a ninguno lo largaron,
los más viejos rezongaron,
pero a uno que se quejó
en seguida lo estaquiaron,
y la cosa se acabó.

66
En la lista de la tarde
el jefe nos cantó el punto
diciendo: quinientos juntos
llevará el que se resierte;
lo haremos pitar del juerte,
mas bien dese por dijunto.

67
A naides le dieron armas,
pues toditas las que había
el coronel las tenía,
sigún dijo esa ocasión,
pa repartirlas el día
en que hubiera una invasión.

68
Al principio nos dejaron
de haraganes criando sebo,
pero después… no me atrevo
a decir lo que pasaba…
¡barajo!… Si nos trataban
como se trata a malevos.

69
Porque todo era jugarle
por los lomos con la espada,
y aunque usté no hiciera nada,
lo mesmito que en Palermo,
le daban cada cepiada
que lo dejaban enfermo.

70
¡Y qué indios, ni qué servicio;
si allí no había ni cuartel!
Nos mandaba el coronel
a trabajar en sus chacras,
y dejábamos las vacas
que las llevara el infiel.

71
Yo primero sembré trigo
y después hice un corral,
corté adobe pa un tapial,
hice un quincho, corté paja...
¡la pucha que se trabaja
sin que le larguen un rial!
72
Y es lo pior de aquel enriedo
que si uno anda hinchando el lomo
se le apean como un plomo...
¡quién aguanta aquel infierno!
Si eso es servir al gobierno,
a mí no me gusta el cómo.

73
Más de un año nos tuvieron
en esos trabajos duros;
y los indios, le asiguro
dentraban cuando querían:
como no los perseguían,
siempre andaban sin apuro.

74
A veces decía al volver
del campo la descubierta
que estuviéramos alerta,
que andaba adentro la indiada,
porque había una rastrillada
o estaba una yegua muerta.

75
Recién entonces salía
la orden de hacer la riunión,
y caíbamos al cantón
en pelos y hasta enancaos,
sin armas, cuatro pelaos
que íbamos a hacer jabón.

76
Ahi empezaba el afán
-se entiende, de puro vicio-
de enseñarle el ejercicio
a tanto gaucho recluta,
con un estrutor... ¡qué... bruta!
que nunca sabía su oficio.

77
Daban entonces las armas
pa defender los cantones,
que eran lanzas y latones
con ataduras de tiento...
las de juego no las cuento
porque no había municiones.
88
Nos volvíamos al cantón
a las dos o tres jornadas,
sembrando las caballadas;
y pa que alguno la venda,
rejuntábamos la hacienda
que habían dejao rezagada.

89
Una vez entre otras muchas,
tanto salir al botón,
nos pegaron un malón
los indios y una lanciada,
que la gente acobardada
quedó dende esa ocasión.

90
Habían estao escondidos
aguaitando atrás de un cerro...
¡lo viera a su amigo Fierro
aflojar como un blandito!
salieron como maíz frito
en cuanto sonó un cencerro.

91
Al punto nos dispusimos
aunque ellos eran bastantes;
la formamos al instante
nuestra gente, que era poca,
y golpiándose en la boca
hicieron fila adelante.

92
Se vinieron en tropel
haciendo temblar la tierra.
no soy manco pa la guerra
pero tuve mi jabón,
pues iba en un redomón
que había boleao en la sierra.

93
¡Qué vocerío! ¡qué barullo!
¡qué apurar esa carrera!
la indiada todita entera
dando alaridos cargó,
¡jue pucha!... Y ya nos sacó
como yeguada matrera.


78
Y un sargento chamuscao
me contó que las tenían
pero que ellos la vendían
para cazar avestruces;
y así andaban noche y día
dele bala a los ñanduces.

79
Y cuando se iban los indios
con lo que habían manotiao,
salíamos muy apuraos
a perseguirlos de atrás;
si no se llevaban más
es porque no habían hallao.

José Hernández, “Martín Fierro”


dimecres, 9 de juliol de 2008

LAS OLLAS HIRIENTES Y EL GOBIERNO CONYUGAL ARGENTINO










Ciertamente, todas las metáforas tropiezan con problemas al momento de delinear a Cristina Fernández de Kirchner (o exactamente al “matrimonio presidencial”, como se suele llamar aquí en la Argentina a la unión conyugal y política que subsiste con su esposo, el ex mandatario Néstor Kirchner)
Jugando de todas maneras con las palabras, podría decirse que el dúo está escalando la pedagogía del “divide y reinarás” al revés: lentamente, con raros pasos casi de comedia o tragicomedia, ha ido uniendo sistemáticamente a todos sus enemigos, aunque al observador le parezca extraño ver parados enfrente de Fernández de Kirchner a sujetos que durante muchísimo tiempo se mantuvieron o deberían haberse mantenido en sitios ideológicamente distantes entre sí.
No resulta falsa, originalmente, la acusación que contra el más legendario colectivo agrícola y ganadero, la Sociedad Rural, los kirchneristas enarbolan: los latifundistas que en ella se congregan tuvieron trato directo o indirecto con casi todos los regímenes miltares que sufrió el país, al extremo que a menudo se ha dicho esquemáticamente que estas dictaduras fueron instauradas para el exclusivo beneplácito (económicamente interesado) de esa Sociedad…
Pero, desde ya, lo que se entiende hoy por “el campo” en Argentina, en medio del conflicto que con él mantienen la presidenta y su marido correinante, excede formal e institucionalmente a la Sociedad Rural. En ese sentido, se ha asegurado con razón que la protesta no tiene precedentes, porque entre las cuatro entidades agropecuarias que, unidas, ladran furiosamente a Fernández de Kirchner al menos una de las tres restantes se encuentra situada en las antípodas del modelo ideológico de la antigua oligarquía vacuna.
Esto no es lo más alarmante para el gobierno, el cual no ha hecho precisamente gala de coherencia en el terreno de las ideas políticas, usando y descartando a derechas e izquierdas de acuerdo a lo que le fuese utilizable. Por este motivo, los Kirchner mal podrían decirse atónitos ante una estrategia en la cual se complacen: trasvasar, con la mayor inmoralidad, fórmulas y personajes filosóficamente antagónicos aprovechando las hemorragias de todos los partidos para alimentar la estructura oficial de personas sólo hambrientas de salarios pagados por el Estado.
Lo que aparece como más peligroso para la supervivencia de ese Estado matrimonial armado sorprendentemente en la Argentina el último año (toda comparación con Perón y Eva Perón es demasiado simple de hacer o un pecado por defecto, según se mire...) es el tamaño material conseguido por la protesta: el conflicto comenzó con cuestionamientos a la política agropecuaria y ha terminado siendo un enjuiciamiento global que toda la población ha llevado a cabo, principalmente también la urbana, es decir, un examen realizado a toda la gestión por todo el mundo. En este juicio, si usásemos la metáfora del jurado que delibera, cada día que transcurre parece una rápida conversación multitudinaria encaminándose con decisión hacia la condena, que asimismo tiene el aspecto de ser unánime.
Dos circunstancias incrementan la debilidad de Fernández de Kirchner: primero, la oposición, trepada al descontento del campo, repite, absolutamente veraz, cosas que todos conocen en contraste con las turbias fábricas de engaños que el gobierno puso en movimiento desde hace mucho tiempo, incluso hasta en “su primera versión”, cuando el hoy “marido presidencial” era titular formal del Ejecutivo; segundo, no hay duda de que la devaluación monetaria provocó un brusco enriquecimiento del sector agropecuario, y aquello lo transformó en un potente actor político, con recursos económicos suficientes para luchar a fin de encontrar un sitio adecuado para su papel productivo y financiero determinante.
Ese panorama desolador para la cúpula kirchnenista parece difícil de modificar. Lo raro, delante de propios y extraños -léase argentinos y observadores extranjeros al mismo tiempo- es que esa incapacidad de mutar, de restaurar o hacer renacer la iniciativa política no surge de condiciones objetivas, sino de una exótica manera de ejercer el gobierno, de un déficit subjetivo, ahora, de la pareja presidencial. La Argentina, por sucesivas erosiones de los partidos destinados a proveer de funcionarios al Estado, ha padecido notoriamente una involución en los últimos años, transformándose en una nación en la que los ciudadanos se muestran apenas como huérfanos de padres que obran como saqueadores del erario teniendo en cuenta tan sólo el beneficio personal y la adhesión compulsiva al nepotismo, entre otros vicios. Visto así, el país proyecta una sombra tenebrosa que se asemeja más a un navío con un timonel desertor y un capitán ausente que a una nave en la cual -como en toda sociedad normal- los oficiales de a bordo naveguen con las cartas sobre la mesa y en la que el pasajero indefenso se encuentre bajo la protección adecuada de su previsión, tutela y planificación.






*Versión castellana del artículo publicado en catalán por Pau Ferran Rius desde Concepción del Uruguay en este mismo blog el pasado 16 de junio

QUEM TE VIU, QUEM TE VÊ


Chico Buarque


Você era a mais bonita das cabrochas dessa ala

Você era a favorita onde eu era mestre-sala

Hoje a gente nem se fala mas a festa continua

Suas noites são de gala, nosso samba inda é na rua

Hoje o samba saiu procurando você

Quem te viu, quem te vê

Quem não a conhece não pode mais ver pra crer

Quem jamais a esquece não pode reconhecer


Quando o samba começava, você era a mais brilhante

E se a gente se cansava, você só seguia adiante

Hoje a gente anda distante do calor do seu gingado

Você só dá chá dançante, onde eu não sou convidado


Hoje o samba saiu procurando você

Quem te viu, quem te vê

Quem não a conhece não pode mais ver pra crer

Quem jamais a esquece não pode reconhecer


O meu samba se marcava na cadência dos seus passos

O meu sono se embalava no carinho dos seus braços

Hoje de teimoso eu passo bem em frente ao seu portão

Pra lembrar que sobra espaço no barraco e no cordão


Hoje o samba saiu procurando você

Quem te viu, quem te vê

Quem não a conhece não pode mais ver pra crer

Quem jamais a esquece não pode reconhecer


Todo ano eu lhe fazia uma cabrocha de alta classe

De dourado lhe vestia pra que o povo admirasse

Eu não sei bem com certeza porque foi que um belo dia

Quem brincava de princesa acostumou na fantasia


Hoje o samba saiu procurando você

Quem te viu, quem te vê

Quem não a conhece não pode mais ver pra crer

Quem jamais a esquece não pode reconhecer


Hoje eu vou sambar na pista, você vai de galeria

Quero que você assista na mais fina companhia

Se você sentir saudade, por favor não dê na vista

Bate palma com vontade, faz de conta que é turista


Hoje o samba saiu procurando você

Quem te viu, quem te vê

Quem não a conhece não pode mais ver pra crer

Quem jamais a esquece não pode reconhecer.


dilluns, 7 de juliol de 2008

LA VIDA DOS VECES


Miren cómo sonaba allá en mi barrio agreste
este nombre caído de los mares lejanos:
Toddy Deussán. Un chico alimentado a lirios.
Una flor de su madre que soñaba otra vida.
Supe que no querían que jugara conmigo
porque yo era la forma del pánico y el hambre
y la más descarada miseria por el mundo.
Pero Toddy, esa gracia hecha de mimbre y aire,
vivía hipnotizado por mi gran aventura.
Cuando huía del ojo celoso de su madre
se acercaba a mi sombra con cierto desenfado,
me mostraba sonriendo sus ignotos tesoros
y me buscaba el lado más pájaro del alma.
Vegeu com sonava allà al meu barri agrest

aquest nom caigut dels mars llunyans:

Toddy Deussán. Un noi alimentat amb lliris.

Una flor de la seva mare, que somiava amb altra vida.

Vaig saber que no volien que jugués amb mi

perquè jo era la forma del pànic i la fam

i la més descarada misèria sobre el món.


Quan fugia de l'ull zelós de la seva mare

ficava com al llit, a la meva ombra, amb certa gosadia,

m’ensenyava somrient els seus ignots tresors

i em buscava el costat més ocell de l'ànima.


El descubrió en mis ojos cierto país del sueño
donde se desnudaba un ángel con harapos,
algunos yacimientos de enterrada inocencia
y un gran rompecabezas de ternura en mis manos.

Un día, ya vencidos por nuestra resistencia,
los padres me dejaron entrar en el santuario,
nos sirvieron un río de leche y medialunas
y yo los deslumbré dibujando caballos.
Después, siguió la vida, como siempre sucede,
volvió el viento de agosto y crecieron los árboles;
sus padres, que tenían el sueño de otra vida,
una tarde ceniza se mudaron de barrio.
Yo olvidé al canillita en un cruce de esquinas,
entré al jornal violento del vino y los obrajes,
vestí los portentosos pantalones del viento
y descubrí mi oficio de fábula y guitarra.

Toddy, se llama Alfredo Deussán, vive en Mendoza,
casó con otro mimbre hace muchos veranos,
seguramente tiene un puñado de niños
y es una pajarera su comedor de diario.

Acaso, un año de éstos, cuando vuelva al oeste,
llame a su puerta clara y despierte sus pájaros,
sólo porque un amigo es la vida dos veces
y desde aquella tarde no dibujo caballos.

Armando Tejada Gómez

diumenge, 6 de juliol de 2008

ABREVA DEL AGUA DE MIS SUEÑOS



Vine,
freqüenta les meves mans.
Fes-me disposat al sacrifici
de l'altar
de les teves delícies.
Beu d'un glop la sang
dels meus records,
abeura de l'aigua
dels meus somnis.
Vine,
desdibuixa't dins la selva
aclaparada d'ombres
de la meva nit.
Encens les fogueres
del meu ardor
a la prada vermella del desig.
Vine,
prepara amb el teu cos
la cacera de les meves pors,
frega la teva boca
contra les estrelles
dels meus cels
i inventa llunes
per a ells.
Vine, dona,
adorna't per al festí
dels deliris líquids
vessats
des de la font crispada,
que només atorga batecs,
suor i estampides,
com un cavall a regna solta,
i està clavada,
esculpida pels teus pits,
a la meitat del meu pit.


Ven,
frecuenta mis manos.
Hazme propicio
al sacrificio del altar
de tus delicias.
Bébete la sangre
de mis recuerdos,
abreva en el agua
de mis sueños.
Ven,
desdibújate en la selva
abrumada de sombras
de mi noche.
Enciende la hoguera
de mi ardor
en la pradera roja del deseo.
Ven,
prepara con tu cuerpo
la cacería de mis miedos,
frota tu boca
contra las estrellas
de mis cielos
e inventa lunas
para ellos.
Ven, mujer,
adórnate para el festín
de los delirios líquidos
vertidos
por la fuente crispada
que sólo da latidos,
sudor y estampidas
de caballos sin riendas,
y está clavada,
esculpida por tus pechos,
en el medio de mi pecho.